Noticias 2011

Múnich, 11 de septiembre de 2013

Novedades de la expedición del Polarstern

Hola, amigos:

Últimamente hemos estado hasta arriba con programas de trabajo y no nos ha quedado tiempo de llevar a cabo las cosas más urgentes, es decir, escribir o responder mensajes de correo electrónico. Desde hoy reina de nuevo la calma. El trabajo en el hielo concluyó ayer con una operación emocionante y agotadora en helicóptero en la que se recogió todo el material, ya que el témpano de hielo comenzaba a romperse y se había formado una gran cantidad de grietas junto a nuestro campamento. Así pasamos el día de ayer con 12 personas en el hielo para juntar, desmontar y embalar con rapidez todas las tiendas, iglús, material de submarinismo, etc. para que el helicóptero pudiera transportar todo, puesto que nuestro camino de vuelta por el hielo ya estaba en parte bloqueado por grietas de metros de ancho. ¡¡Uff!! ¡Un trabajo de lo más duro! El vino caliente de después sobre la cubierta de trabajo bajo una copiosa nevada hizo olvidar todas las tensiones y con los acordes de guitarra de Torsten y Sven acabamos la noche, ¿o debería decir tal vez que comenzamos la mañana?

Pero vayamos por orden. Después de que la semana pasada, tras largos vuelos en helicóptero, consiguiéramos localizar un témpano de hielo adecuado con una mezcla de hielo antiguo y grueso y de hielo nuevo de aproximadamente 80 cm, comenzó el trabajo agotador. Las tareas se vieron dificultadas por una capa de nieve inusualmente alta que le hacía a uno hundirse hasta la cadera y que convertía cada paso en un esfuerzo titánico.
Los equipamientos preparados durante las semanas anteriores (iglú, tiendas, generadores, cajas de seguridad, etc) se izaron poco a poco con una grúa a la cubierta del helicóptero y se transportaron por aire a nuestra posición a aprox. 500 m del Polarstern. De forma paralela, un equipo exploraba un camino de acceso seguro para utilizar los trineos y motos de nieve. Después de 2 días de duro trabajo, el campamento estaba listo, los generadores funcionaban, en todas las tiendas e iglús había luz, los 5 orificios de buceo y de seguridad se habían perforado con una broca de 90 cm (toda una historia) y las inmersiones podían dar comienzo según el programa.

Lo que pudimos ver debajo del agua te dejaba sin aliento: infinita agua cristalina de azul intenso, un paisaje submarino indescriptiblemente bello con escarpados icebergs, grutas de hielo y lo más importante: miles de larvas planctónicas que bailaban en torno a formaciones de hielo cual mosquitos y que comían algas. Habíamos logrado el objetivo de este viaje; todos los ojos brillaban iluminados y comenzamos el registro de transectos, la documentación en vídeo, las inmersiones regulares en diferentes momentos del día, etc. Al mediodía reponíamos fuerzas con fantásticos cocidos servidos directamente desde la cocina del barco y comíamos felices codo con codo en el minúsculo y caliente iglú. Con regularidad recibíamos visitas de colegas curiosos y el equipo de grabación de a bordo tampoco se separaba de nuestro lado: las cámaras se convirtieron en nuestros fieles compañeros sumergiéndolas en agua con todo tipo de barras para documentar nuestro trabajo.

También las temperaturas resultaban fáciles de resistir. Apenas bajaba de -10 °C, aunque el viento podía llegar a ser intenso. Sin embargo, dentro de nuestra tienda estábamos perfectamente protegidos. Ha sido un tiempo fantástico y emocionante con intensas experiencias que ahora apenas me dejan dormir y que hacen que esté aquí sentado, a las 03: 30 de la mañana hora local, para escribir de nuevo un primer mensaje. En los próximos días recibiré seguro nuevamente muchas respuestas. Perdonad ya de antemano la tardanza en responder a tantos mensajes.

...Actualmente navegamos a aprox. 200 millas hacia el este para buscar allí otro témpano de hielo nuevo en otra zona y en otra masa de agua. En ese momento todo comenzará de nuevo. Cuesta imaginar que sea posible superar lo ya vivido...
El próximo sábado celebramos una fiesta con barbacoa en la cubierta de trabajo...

Muchos saludos desde un barco que se abre camino entre el hielo,

Ulli
RV Polarstern - Atlántico Sur

Pueden seguir el viaje en www.fs-polarstern.de.

BAUER KOMPRESSOREN GmbH
Stäblistr. 8
81477 Múnich, Alemania
Tel.: +49 (0) 89 / 78049 – 0
Fax: +49 (0) 89 / 78049 – 167
E-Mail: infoping@bauer-kompressorenpong.de